Así se preparan los toreros de plata

0
1619

Con una voluntad de hierro cada día entrenan para perfeccionar su tauromaquia, aquella invisible para los ojos de los no avezados, pero primordial para que los maestros con los que actúan puedan triunfar con garantías. (REPORTAJE GRÁFICO EN EL INTERIOR)

Antonio Girol.-

Lo más normal es que aquellos que se asoman a la fiesta únicamente al albur del torero famoso, cegados por ese resplandor dorado, desconozca qué hacen y por qué son tan importantes esos otros  toreros que parten plaza tras el que han venido a ver movidos por las modas o el morbo, cuando no por el simple acto social que es acudir a una corrida en un día de feria. Sin embargo el buen aficionado sabe, y conoce, de la importancia de aquéllos que desde un segundo plano ocupan un lugar destacado y primordial en el buen devenir del festejo hasta el punto de ser vitales en el triunfo del matador al que acompañan. Ellos son los toreros de plata, las cuadrillas.

Si Badajoz es hoy cuna de grandes maestros y almáciga de promesas que apuntan a figuras en ciernes, no es menos importante el vivero de banderilleros que en los últimos años han ido surgiendo para abanderar a esta tierra por las plazas de la geografía taurina.

Pero para conseguir tan alto grado de fiabilidad es necesaria una constancia y un trabajo exhaustivo que encuentra en el entrenamiento la horma necesaria para tan buena puesta a punto. La plaza de toros de Badajoz, ese escenario en el que siendo niños muchos de ellos soñaron con el toreo en la yema de sus dedos mientras practicaban como alumnos de la Escuela Taurina a las órdenes del simpar Antoñete, genial donde los haya entre los de su galón,  les sigue sirviendo de escenario perfecto en el que depurar día a día su técnica.

Hemos querido acercarnos hasta el coso de la Avda. de Pardaleras a ver cómo es la jornada de entrenamiento de este gremio que acude allí a diario.

En su ruedo, irregular, sin esa tersura que tendrá en los días venideros cuando la plaza abra sus puertas para su semana magna, Pepe Elbal, Ismael Jiménez, Fernando González, Luis Robles y José Núñez ‘El Pilo’ repiten una y otra vez  los movimientos que tendrán que hacer ante los astados a los que les toque lidiar o banderillear tanto en San Juan, como en el resto de temporada por todas esas plazas a las que acudan, la mayoría de las veces en labores casi pedagógicas con los más jovencitos.

Esa labor de entrenamiento de salón es  la mejor forma de acompasar brazos y piernas para que su quehacer prenda en la mecha del buen aficionado que sabrá paladear ese trazo largo en el capotazo como antesala de las series que el matador de turno podrá dar por ese pitón, hoy imaginario, con el que el astado en cuestión hace el avión y que el lidiador está enseñando a su jefe de filas. O aquel par de banderillas, colocado en el lugar exacto para que no moleste al maestro y puesto sin pasar en falso para que el toro no se oriente…

Ese trabajo, silencioso pero de vital importancia, es la que ejercitan una y otra vez los toreros de plata, aquellos que no coparán grandes titulares pero de cuyo oficio depende que esos titulares se hagan presente en las crónicas, y que por desgracia, una vez más, pasará desapercibido para todos aquellos que desconocen la importancia de las cuadrillas y se limitan a asomarse a esta fiesta de año en año o de feria en feria sin más pretensión que entretenerse durante dos horas y pico, pero sin profundizar más allá o preguntarse por qué ésto o aquéllo ha salido de esa forma y no de otra.

En BADAJOZ TAURINA estamos convencidos que nuestros lectores conocen y aprecian la labor de estos hombres en la plaza, por eso hemos querido mostrarles cómo se preparan, cómo entrenan a diario un grupo de ellos a  efecto de poner a punto sus tauromaquias ante la serie de eventos que les esperan cuando el cenit de la temporada está cada vez más cerca con los meses de verano, los más fuertes en el calendario, asomando por lontananza.

ASÍ ENTRENAN LOS BANDERILLEROS. FOTOS: Gª. DE ELEXALDE.

El Pilo 'planchando' su capote antes de comenzar el entreno. El carretón reposa a la espera de ponerse en funcionamiento Y el otro carretón, el de las banderillas...

El entrenamiento con las banderillas es un ejercicio constante en el diario de los banderilleros, que en el carro tienen la oportunidad de medir distancias y colocación. Por eso cada día pasan horas frente a los pitones rotando con el compañero que una veces hará de toro y otras de torero.

Ismael Jiménez dejándose ver...
...marcando los tiempos... ...Yéndose a la cara del toro... ...Y clavando reunido.
Le toca el turno a Luis Robles... ...Que irá por el otro pitón... ...para asomarse al balcón.
Pepe Elbal, el más veterano de los reunidos, cuarteando... Y colocando banderillas por uno y otro pitón.
'El Pilo' cambió recientemente de carnet profesional. Ahora le toca coger oficio de una manera diferente a lo que antes hacía. Y por las maneras es innegable que los palos se le van a dar bien
Con un estilo sobrio y seguro.

Tan importante como las banderillas es la brega con el capote. Del buen hacer capotero de un torero de plata depende mucho de los éxitos del matador con la muleta. El subalterno debe saber llevar largo, sin muchos lances, y de forma acompasada la embestida del animal, para enseñarle a su matador cómo se desplaza por ambos pitones y para intentar ahormar la embestida tras pasar por el peto. Por eso, el toreo de salón con el percal es fundamental en el entrenamiento diario.

Fernando González gusta de manejar con soltura el capote en la brega Y llevar a los toros en largo como se aprecia en estos lances de salón. El toreo a una mano también se practica en el entrenamiento diario,
Ismael Jiménez también lancea de capote. Al igual que hacen Pepe Elbal... ...y José Núñez 'El Pilo', que ahora tendrá que amoldar sus formas capoteras.

Tras las banderillas y el capote, los terceros se quedan en la arena para practicar con la puntilla, otra de las suertes que tienen que ejecutar en todos los festejos, y en la que tienen que ser eficientes a la par que rápidos para que atronar a los toros y que el calor de la faena no mengüe de cara a la petición y concesión de trofeos.

Artilugio creado para ejercitar la muñeca y el tino. Pepe Elbal disponiéndose a ensayar un cachetazo. 'El Pilo' nuevo tercero en la nómina de toreros pacenses.