OLIVENZA - 1ª de abono

Garrido golpea de nuevo

0
788

Jose Garrido reedita la puerta grande del pasado ejercicio tras cortar una oreja de cada uno de los antagonistas que le tocaron en sorteo. Tulio Salguero no terminó de redondear una faena que le permitiese el triunfo. Armillita, pasó sin pena ni gloria.

LA FICHA

NOVILLOS: Se han lidiado utreros de Daniel Ruiz, bien presentados, nobles y algo sosos de embestida.

ESPADAS:

–  Tulio Salguero ( azul noche y oro), vuelta al ruedo y palmas .
José Garrido ( verde hoja y oro), oreja y oreja.

– Armillita (turquesa y oro), silencio y silencio.

INCIDENCIAS: Tres cuartos de entrada en tarde de temperatura agradable. Debutó como presidente Antonio Mesa, obteniendo buena nota. Saludaron en banderillas, Ismael Jiménez y Jesús Díez ‘Fini’.

La expresión de felicidad que reporta el triunfo. FOTO: Gallardo

CLICK PARA IR A LAS SECCIONES
PATIO DE ARRASTRE (Opinión)

Sixto Naranjo

GALERÍA GRÁFICA

Gallardo

GALERÍA de CUADRILLAS

Gallardo

OTRAS IMÁGENES

Gallardo

Antonio Girol.-

Les voy a ser sinceros. Siempre lo soy cuando escribo, pero hoy más si cabe. No veía a un chaval tan preparado en su etapa de novillero como lo está José Garrido desde cuando me emocioné, en todos los sentidos, con un joven cordobés nacido en Sabadell. Y ya ha llovido desde entonces…

Es tal la inteligencia que posee, que para mi humilde opinión se trata de un superdotado para la Tauromaquia. Y lo pienso así porque en su caso le ha costado menos de treinta festejos lo que otros necesitaron más de un centenar para asimilar los fundamentos del toreo. Eso, señores y señoras, solo está al alcance de esos seres que poseen cualidades que superan los límites normales del intelecto. De ahí que piense que es un superdotado y así lo escriba en esta crónica.

Como ya hiciese el pasado año, de nuevo ha abierto de par en par la puerta grande de Olivenza para que los aficionados le viesen salir – en esta ocasión estrenando foco –en hombros, tras demostrar en el ruedo el tremendo nivel que atesora.

A ambos utreros los recibió con verónicas muy templadas. Significativas las dadas, rodilla genuflexa, a su segundo. Y tanto en un saludo capotero como en el otro le fue ganando terreno a sus antagonistas hasta dejarlos en la boca de riego.

Por chicuelinas quitó a su primero tras el encuentro con el caballo que montaba Dionisio Grilo, que administró un leve picotazo para dejar crudito al astado. Y en el quinto, el más feote de apariencia del encierro, lo hizo con un galleo por gaoneras. Por cierto, en este toro colocó dos soberbios pares de banderillas, Jesús Díez ‘Fini’, que fue obligado a saludar montera en mano. Como antes lo había hecho Ismael Jiménez, de la cuadrilla de Tulio Salguero. Garrido gustándose en el remate. (FOTO: Gallardo)

En cuanto a las faenas de muleta, las dos han estado trenzadas con el guión de la colocación y los tiempos como denominadores comunes. Al jabonero que hizo segundo de lidia ordinaria había que aguantarle porque venía con la cara a media altura y se frenaba, y lo entendió a la perfección desde el trasteo inicial.  Le dio distancias y pareció corregir su defecto que sin embargo volvió a evidenciar en los naturales. A base de raza y colocación le ganó la pelea a un novillo que no terminó de emplearse en ningún momento.

Mayestático, en el  mismo centro del platillo, recibió al quinto tras brindar al público. Sin enmendar un ápice su figura le recetó unos ajustadísimos estatuarios que caldearon el ambiente. Una vez más las distancias y la colocación fueron su principal horma para templar en redondo las embestidas del astado de Daniel Ruiz. Si en la anterior faena había sacado el látigo de la raza, en esta ocasión hizo gala de la seda del mimo con el que ayudó al utrero para que se desplazase en las telas, tanto por el lado derecho como por el izquierdo. Exigiéndole en el momento justo para que no bajase el diapasón de su embestida.

Tras el epílogo por doblones de mucho empaque dejó un pinchazo en lo alto que le privó de mayor premio de la oreja que le fue concedida y que venía a unirse a la cortada en el anterior, haciendo suficiente suma para abrir la puerta grande.

Me cuesta escribir de Tulio Salguero. Y me cuesta hacerlo porque imagino que a estas horas debe estar pasándolo mal pensando en la oportunidad perdida. Es Olivenza un valioso escaparate para todos esos novilleros que buscan llamar la atención con miras a otras ferias que anuncien novilladas. Y hoy Tulio no ha encontrado el novillo adecuado para que su toreo luciese. De ahí mi pesadumbre a la hora de enjaretar estas letras.


«Es Olivenza un valioso escaparate para todos esos novilleros que buscan llamar la atención con miras a otras ferias que anuncien novilladas»


Quiso dar un toque de atención en su primero, que fue sosote – como lo ha sido todo el encierro –  Lo recibió en los medios para instrumentarle una gaonera de salida, con tan mala fortuna que el cuadro escénico se descompuso al ser atropellado por la embestida del utrero. Ese contratiempo enfrió el ambiente, de por sí frío en todo comienzo de festejo, y esa fue la tónica dominante en toda la faena.

Se había roto el novillo en el caballo por el excesivo tiempo que estuvo en el peto, dada esa costumbre, mala, que tienen los picadores de taparles la salida. Eso supuso que tuviese poco recorrido en el último tercio y protestase cuando se sentía exigido con la muleta. De modo que impedía al torero poder apretar el acelerador quedando su actuación supeditada a retazos sueltos, en los que destacaron algunos naturales de muy bella expresión pero sin ligazón ni transmisión en los tendidos.  Epilogó por benardinas y mató de entera. Dio una vuelta al ruedo en premio a su esfuerzo.

Pase cambiado de Tulio Salguero. (FOTO: Gallardo) Tampoco anduvieron rápido en sacar al cuarto de la jurisdicción del picador. Y al hacerlo el novillo se llevó de propina una tremenda costalada. Tenía muy buen son y así lo vio Tulio que se fue al centro del ruedo para instrumentarle el pase cambiado por la espalda, hasta en dos ocasiones. Los primeros compases de la faena albergaron ilusiones que luego no serían correspondidas al ir el astado apagando su fuelle. Lo que motivó que fuese imposible ligarle los muletazos más que de uno en uno. Estuvo errático Salguero con la espada, borrando de este modo cualquier atisbo de galardón más allá de las palmas que recibió como premio.

No les niego que tenía una ilusión tremenda por ver a Armillita. No de ahora sino desde que vino a España como becerrista. Y esa ilusión a esta hora se ha trocado en auténtica decepción. Frío, sin ganas, tremendamente rígido y apático. Así le he visto en sus dos novillos. Para nada como heredero de ese toreo alegre y variado que siempre fue marca registrada en los toreros de su nacionalidad. Encima usa un capote exageradamente grande, lo que entiendo dificulta su manejo a la hora de poder desarrollar toda esa heterogénea variable de lances y quites que paisanos suyos como Luis Briones, Alfredo Leal o Pepe Ortiz aportaron a la Tauromaquia. Sin olvidar, claro está, a sus ancestros.

De sus dos faenas de muleta poco más allá de algún natural suelto ha quedado prendido en mi memoria. Aparte de eso solo recuerdo enganchones constantes en las telas, producto tal vez de querer torear más despacio de lo que en realidad debía o podía. Supongo que con el tiempo irá mejorando la técnica y puliendo este defecto. Lo que ya no sé si curará el dios Cronos es el ansia por querer comerse el mundo, que debe ser el leitmotiv de todo novillero.

PATIO DE ARRASTRE

Sixto Naranjo/Director ‘El Albero’ – COPE

Envidia sana

Regresar año a año a Olivenza supone un chute de optimismo. Es verdad que algunos dirán que es una feria que vive dentro de una burbuja ajena a la realidad taurina. Mientras otros cosos se vacían, el coqueto coso oliventino se llena temporada a temporada.

Envidia sana que se acrecienta cuando además la fiesta se vive en la calle sin complejos, repleta de aficionados que no tienen que esconderse detrás de caretas o defender de insultos que llegan desde la acera antitaurina de enfrente. Y no solo de aficionados maduros, si por algo llama la atención esta feria es por la gran cantidad de público joven que llenan sus tendidos.

Y envidia porque aquí en esta tierra, además, hay cantera. Una cantera que año a año demuestra que tiene banquillo y fondo de armario para ofrecer el relevo que requiere el escalafón superior. Los novilleros extremeños están a la cabeza de su generación. Y si no, sólo es necesario echar un vistazo a los carteles de este año.

Olivenza ha apostado por los novilleros, y José Garrido ha aprovechado la oportunidad. El domingo, en la matinal, segundo asalto.

GALERÍA GRÁFICA (GALLARDO

Jose Garrido Armillita Tulio Salguero
Tulio Salguero Tulio Salguero Tulio Salguero
Jose Garrido Jose Garrido Jose Garrido
Jose Garrido Jose Garrido Armillita
Armillita Armillita Armillita
Armillita Tulio Salguero Tulio Salguero
Tulio Salguero Tulio Salguero Tulio Salguero
Jose Garrido Jose Garrido Jose Garrido
Armillita Armillita Armillita
Armillita Jose Garrido

GALERÍA DE CUADRILLAS (GALLARDO)

Manuel Izquierdo Dionisio Grilo Ismael Jiménez
José María Amores Jesús Díez 'Fini'

OTRAS IMÁGENES (GALLARDO)

Antonio Mesa debutó con nota en la presidencia Jesús Díez Campos y Raúl Rosado El Juli como en casa
La novia de Tomás Angulo con gafas de su casa Garrido brindando a Joao Augusto Moura Ayer juntos en el paseíllo, hoy en el tendido.
El ganadero Carlos Núñez Llega la primavera... Josan y Manu, de la ACT Amigos del Toro de Fregenal
Salguero brindando a Javier Montero Las redes sociales están que hierven Jesús Reynolds y el letrado José Carlos Ruiz

 

Tararí que te ví

 

Si usted desea comprar algunas de las fotografías de estas galerías no dude en ponerse en contacto con nuestro fotógrafo a través del mail gallardo@badajoztaurina.com