GALLEANDO

Ginés Marín, ¿quién es?

0
693
El novillero extremeño Ginés Marín.
El novillero extremeño Ginés Marín.

«…Llamó la atención, y de qué manera, Ginés Marín. Un valor añadido a ese ramillete de buenos novilleros que han empezado a calar hondo en la afición. Y… ¿quién es? Un don nadie, aún, que se ha impuesto en los bolsines de Ciudad Rodrigo y Candelada y ganando el último ciclo de novilladas sin picadores organizadas por las escuelas taurinas y Canal Sur TV…»

Manuel Viera.-

     Él sí reivindicó en la plaza su presente y su futuro. Y lo hizo sin alivios, sin falsos planteamientos. Sólo con su verdad. Su compromiso fue tan personal como auténtico. Tan valiente como conceptual. Lo que hizo y dijo abajo fue toda una razón de peso para el rescate de lo olvidado. Lo mejor de la triunfal fiesta del toro en Olivenza. Lo de mayor calado emocional. Un valor a cuidar, no a destronar.

     Llegado este punto, uno se da cuenta de lo que de verdad interesa. De lo que ha de volver. Lo que se tiene que recuperar… Sin duda que las novilladas tienen su interés y suponen un gran esfuerzo y honestidad su organización. Que el elevado coste las hace deficitarias. Pero se han de poner en vigencia. No hay derecho que gente con valía se estrellen contra su propio deseo por la decadencia de estos festejos.

     Llamó la atención, y de qué manera, Ginés Marín. Ya digo, un valor añadido a ese ramillete de buenos novilleros que han empezado a calar hondo en la afición. Y… ¿quién es? Un don nadie, aún, que se ha impuesto en los bolsines taurinos de Ciudad Rodrigo y Candelada y ha mostrado cualidades y calidades por las plazas de toros de los pueblos de Andalucía, ganando el último ciclo de novilladas sin picadores organizadas por las escuelas taurinas y Canal Sur TV. Es algo más que un sueño, pero aún menos que una realidad. Un talento, de esos que todo el mundo alaba y después nadie quiere pagar.

     Quizá las novilladas no necesiten defensores, ni argumentos para su celebración, sólo un acercamiento del público sin prejuicios adquiridos. Ahora cuentan con protagonistas que interesan. Ahora es el momento de querer. Ahora, que la bajada del IVA cultural puede beneficiar su organización, debe volver esa tradición de las novilladas picadas, que existe porque cada generación la inventa, en las ferias y fiestas de los pueblos de España. En las plazas de segunda y tercera categoría, y no sólo en contados y grandes ciclos de primera donde, estos que empiezan, hacen de la apuesta su objetivo cuando no les queda otra que agotar posibilidades a costa de anular las futuras. Así que es el momento de darle continuidad a lo que importa. A lo que ha trascendido a una gente que ha valorado lo que ha visto, y le ha llegado, de un chaval que quiere ser torero. Vale la pena.


NOTICIAS RELACIONADAS