BARCARROTA - Novillada concurso

Flores, Juanito y El Freixo triunfadores en la concurso

0
2635
A hombros en la noche barcarroteña
A hombros en la noche barcarroteña

Fernando Flores y Juan Silva ‘Juanito’ salieron a hombros, junto al becerrista Sergio Domínguez ‘El Mella’, del coso de Barcarrota tras desorejar a los novillos que les tocaron en suerte. El mal uso del acero impidió a David Bolsico acompañarles en la salida en hombros al igual que Sebastián Marín que solo pudo cortar un trofeo. El jurado decretó que Nervioso de El Freixo, Juanito y Antonio Palomo resultasen ganadores de los tres premios puestos en liza.


BARCARROTA – Novillada con picadores.

NOVILLOS: Se han lidiado, por este orden, novillos de 1º Valdeterrazo (devuelto), 1º bis Carriquiri, 2º El Freixo, 3º Vistalegre, 4º El Freixo (sobrero), premiado con vuelta al ruedo, 5º Hdros. de Bernardino Píriz, 6º José Luis Marca.
Y erales en clase práctica de La Cercada.

NOVILLEROS:
Fernando Flores (de malva y oro), ovación con saludos y dos orejas.
David Bolsico (de nazareno y oro), palmas y silencio.
Juan Silva ‘Juanito’ (de purísima y oro), oreja y dos orejas.

BECERRISTAS EN CLASE PRÁCTICA:
Sebastián Marín, oreja
Sergio Domínguez ‘El Mella’, dos orejas

INCIDENCIAS: Media plaza de aforo. El novillo de Valdeterrazo sustituyó al de José Luis Iniesta anunciado en cartel. El jurado deliberó que los tres premios puestos en liza recayesen en: El Freixo a la ganadería del novillo más bravo; Juan Silva ‘Juanito’, novillero triunfador y Antonio Palomo, mejor puyazo.


Ramiro Moreno Pascual.-

       Cuando se anuncia una novillada concurso, el aficionado acude a la plaza con la ilusión de encontrarse con algo distinto. Ni mejor ni peor, pero al fin y al cabo diferente. Espera ver colocar al novillo en la suerte de varas a una distancia lejana y si éste no responde al cite en esa distancia se le va “cerrando” hasta ver a cual se arranca al caballo midiendo así su bravura. En segundo lugar, se espera ver también como  el novillo entra en repetidas ocasiones (como mínimo un par de ellas) en la jurisdicción del varilarguero. Sin embargo, ni una cosa ni la otra la hemos visto en el ruedo barcarroteño. Reglamento en mano los tercios se han cambiado correctamente, pero para ver cambiar novillos con un puyazo no es necesario anunciar una concurso en la que  además se premiaba al utrero más bravo. Y la bravura, mientras no se diga lo contrario la mide el picador.

       Dicho esto,  conviene también reseñar que en la novillada hubo pasajes muy interesantes. Abrió plaza Fernando Flores con el novillo de Valdeterrazo, del que solo pudimos intuir sus buenas condiciones ya que fue devuelto. Corrió turno el de Salvatierra de los Barros y por chiqueros apareció Avellano, de Carriquiri, herrado con el 32.  Lo recibió Flores con la rodilla en tierra para intentar recoger la embestida del núñez, para posteriormente lancearlo a la verónica, rematando con una media. Lo llevó al caballo con chicuelinas al paso recibiendo un único puyazo. Lo quitó por gaoneras rematadas con una revolera.

       La faena de muleta la inició de rodillas en el centro del ruedo, toreando en redondo con muletazos de mucho mérito. Lo toreó por ambos pitones dándole los tiempos que el novillo necesitaba. Lo entendió muy bien el novillero que, de no ser por el fallo a espadas, habría tocado pelo y, en cambio, tuvo que conformarse con saludar una ovación.

       Del que sí paseó las orejas fue del cuarto. Un sobrero de El Freixo, de nombre Nervioso, herrado con el número 75 y castaño de pelo, premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre. Al que saludó Flores con una larga cambiada. Apretó el de El Juli en los compases iniciales por lo que el novillero lo sacó a los medios lidiándolo para dejarlo allí con una media. Tras brindar al diestro de Velilla, que hoy ejercía como ganadero, realizó una de las faenas más destacadas de la tarde, intercambiando tandas por ambos pitones y rematando con cambios de manos de una gran belleza. Luego instrumentó unos circulares invertidos rematados con un martinete . Destacaron los pases de pecho de muy buena ejecución. El novillo fue a más conforme avanzó la faena demostrando una calidad que el palco supo ver y premió con vuelta al ruedo. Al novillero le fueron concedidas dos orejas.

       De El Freixo fue también el segundo. David Bolsico lo lanceó a la verónica ligadas con chicuelinas que remató con una media. El novillo tenía mucha transmisión y no era fácil estar delante suya porque exigía mucho.  David lo intentó por ambos pitones a pesa de que en el comienzo de faena se le coló por el izquierdo. Lo entendió el novillero y de no haber sido por la espada habría obtenido mayor recompensa a su esfuerzo.

       Su segundo llevaba el hierro de Hdros. De Bernardino Píriz. Un colorao que se dañó en el recibo capotero y  lo acusó a lo largo de la faena. Lo cuidó mucho Bolsico, dándole tiempos para que el novillo cogiera confianza y le aguantara, pero sin  poderle apretar para ligar los muletazos ya que en ese caso el animal se derrumbaba. Inteligente faena, pero que no sirvió para realizar la que David tendría en mente. A lo que se unió el mal uso del acero que hizo que todo el esfuerzo quedase en silencio tras oír dos avisos.

       Juan Silva ‘Juanito’ echó por delante al de Vistalegre. Lo recibió con unos buenos lances a la verónica, de manos bajas.  Antonio Palomo lo picó y escuchó palmas. El brindis de la faena quedó repartido entre Miguel Moreno y El Juli que presenciaban la novillada desde el tendido y ambos ejercían como ganaderos. Comenzó su labor con pases de tanteo para pronto ver como se colaba por el pitón izquierdo, obligando así al novillero a basar el comienzo de faena en la derecha con tandas por abajo rematadas con cambios de manos muy toreros. A medida que la faena fue avanzando, acortó distancias para llegar más al público. Faena trabajada que tras una buena estocada le valió una oreja.

      En sexto lugar salió el novillo más grande de la tarde. Un jabonero del hierro de José Luis Marca. Lo saludó Juanito poniendo toda la carne en el asador para que su compañero no saliese solo por la puerta grande, rematando su recibo a la verónica con una media de rodillas en el centro. Como el resto de astados, solo recibió un puyazo. Otro más no le habría venido mal por cómo desarrolló durante la faena de muleta. Faena que brindó Juanito al público para acto seguido clavar las dos rodillas en el centro del ruedo para comenzar su labor de muleta. Apretó el acelerador desde el minuto uno con tandas de toreo caro, mano baja y ligazón que remató con una estocada en la suerte de recibir que le valió las dos orejas.

        Al finalizar el festejo, los novilleros no abandonaron el ruedo por respeto a los becerristas locales Sebastián Marín y Sergio Domínguez ‘El Mella, alumnos de la Escuela Taurina de Badajoz, que actuaron mano a mano en una clase práctica. Ambos estuvieron muy bien en sus respectivos novillos recibiendo una y dos orejas, respectivamente ante dos buenos erales de La Cercada, propieda de Miguel Moreno.


GALERÍA GRÁFICA. FOTOS: JMª BALLESTER

OTRAS IMÁGENES. FOTOS: JMª BALLESTER.